“Entender que es un tema que nos toca a todos y a todas”

“Entender que es un tema que nos toca a todos y a todas”

Durante el mes de mayo se pintó un mural en la entrada al Museo de la Memoria. Una de las tantas actividades que se realizaron en relación a la Marcha del Silencio, en las que se recuerda y reflexiona sobre la dictadura militar. La iniciativa y coordinación de la actividad estuvo en manos de la Brigada Cultural Frida Kahlo. Entrevistamos a dos de sus integrantes.

Panoramica Mural Mume

Valeria Rial y Claudia De León llegaron puntuales a nuestra cita en el Museo de la Memoria. Intentando protegernos del frío nos acomodamos, estufa mediante, a conversar en uno de los rincones disponibles. A conocer más de ellas, de la propuesta cultural que tienen como Brigada, y a escuchar qué miradas tienen las generaciones más jóvenes sobre la construcción de la Memoria.

¿Cómo y cuándo nace la Brigada Frida Kahlo? ¿Quiénes la componen?

Valeria: La brigada surge hace más o menos un año. Como un grupo de amigas que queríamos hacer algo que esté relacionado con los derechos humanos, por medio del arte. Surgió la idea de hacer murales. Pensamos en delimitar lugares para que no fueran céntricos, porque la mayoría de las movidas se hacen ahí. La idea era poder ir a distintos barrios y trabajar con vecinos u otras organizaciones. Estaba la idea al principio, teníamos que ver cómo financiarla. Nos enteramos del Fondo de Iniciativas Juveniles del INJU, nos presentamos, lo ganamos y empezamos a funcionar. Vamos cuatro pintadas recién. La mayoría de nosotras somo universitarias, de diferentes facultades. Hay dos varones, somos la mayoría chicas.

¿Cuál es la relación con Jóvenes por la Memoria, con quienes trabajaron para las actividades del Mume?

Claudia: Cada vez que nos proponemos hacer una pintada los pasos son: buscar tema, buscar lugar, buscar organizaciones o movimientos culturales de la zona que puedan estar trabajando la temática. La relación fue para esta pintada ya que ellos trabajan con el tema de Memoria Colectiva, por eso los invitamos a que participen de la organización de la pintada.

V: Con ellos puntualmente compartimos el Encuentro Degeneraciones, donde tuvimos más encuentro y pudimos hablar bien qué querían hacer ellos además de pintar el mural. Se hizo el espectáculo artístico, que repartieran los libros. Intentamos poder difundir cada uno lo que hace pero en conjunto.

C: El Encuentro también no sirvió para darle visibilidad a la Brigada. Pudimos concretar contactos con otras organizaciones que están trabajando diferentes temáticas, nos podría servir para más adelante.

Mural Mume BCFKahlo

El Encuentro Degeneraciones se realizó en mayo, con más de 900 jóvenes ¿cómo impactó a su organización? ¿de qué se trató globalmente?

V: Nosotras estuvimos en parte en la organización. Nos sorprendió pila porque el colectivo es bastante nuevo. Haber ido, que se conozca más lo que hacemos y conseguir contactos para nosotras fue tremenda experiencia. Estuvimos coordinando un taller y todo eso de la timidez, de que nosotras más bien pintamos no hablamos… (risas) nos sentimos súper bien, eso de poder hacer otro tipo de cosas y aportar cada una desde su lugar estuvo bien. Nos hizo crecer como colectivo. Fue un montón de gente y se pudo hablar un montón de temas, que si estás en un ámbito de militancia los hablás pero para otras personas que no están en ninguna organización estuvo bueno porque se habló de derechos humanos, cultura, vivienda, educación. También a nosotras nos sirvió, nos aportó un montón.

C: Esto de los contactos no solo a nosotras nos pasó sino a todas las organizaciones. Fue un montón de gente del interior, de organizaciones o de ninguna organización. Nos quedamos con una base de contactos para trabajar en el campo popular que si no fuera por el Encuentro no hubiéramos llegado a conocerlos.

Cuentan en su fanpage que su objetivo es “ generar encuentros culturales en los barrios, con vecinos, vecinas, organizaciones sociales, culturales y barriales para trabajar temáticas vinculadas con los derechos humanos a través de la creación de murales y la recuperación de espacios públicos en conjunto con la comunidad” ¿pensaron en alguna otra forma además de los murales?

C: No hemos pensado, pero nos presentamos ahora a otros proyecto y la idea es poder involucrar otras actividades. No hay nada concreto pero la idea es poder coordinar con la FEUU para el 14 de agosto, para hacer otras actividades para concientizar y sensibilizar en relación a la temática.

¿Cómo hacen para elegir las organizaciones con las que trabajan?

V: Lo que hicimos cuando surgimos fue hacer una planificación mes a mes para trabajar temas puntuales. Cuando vinimos acá dijimos el 20 de mayo es una fecha importante, este mes tenemos que hace pintada sobre Memoria. Pero a veces también nos pasa que no es una temática de ese mes, como por ejemplo la de salud mental que fue ayer, que el tema está en agenda, se está por votar la ley, nos acercamos a la Comisión Nacional, quisieron hacer un mural con eso y salió. Buscamos que los colectivos estén referenciados en la temática, o a veces surge que los colectivos nos vienen a proponer, como nos pasó en la primera pintada en un liceo. En el mes de la diversidad pintamos la consigna “Eduquemos en Diversidad” en el Bauzá .

Mural Mume BCFKahlo

Ustedes trabajan sobre temáticas de derechos humanos, y por los relatos de sus murales pareciera que tuvieran una mirada bastante amplia sobre los mismos ¿en qué piensan cuando piensan en derechos humanos?

C: No hay nada limitado en realidad. Los derechos humanos para mi son tan amplios…

V: Intentamos ir a lo que tradicionalmente se relaciona con derechos humanos: Memoria, Verdad. Pero también, por ejemplo, sobre salud mental que no es un tema tan discutido pero para nosotras es súper importante que también se entienda como un derecho humano.

C: También cosas que nos tocan, nosotras militamos en el Centro de Estudiantes y son temas que se vienen trabajando. Otras compañeras de otras facultades traen otros temas, y estamos abiertas a todo.

¿Qué mirada tienen como Brigada en relación a la Memoria? Y en relación a eso, ¿qué contribuciones creen que pueden hacer desde una generación que no vivió la dictadura en primera persona pero pretende formar parte de la construcción de la Memoria Colectiva?

V: Nosotras discutimos sobre qué hacer el mural, y entendemos que hay discusiones más profundas que las tenemos saldadas. Creo que nuestra generación tiene que mantener la Memoria y el Relato Histórico, aunque no lo hayamos vivido. Tratar que la gente de nuestra generación entienda la importancia de saber qué pasó, porque a veces te dicen: “ah vos no lo viviste” o “qué sabés” o “rencorosos”.

Poder entender que es un tema que nos toca a todos y a todas, es muy importante. Hay un montón de derechos que tenemos ahora que no serían posibles sin la lucha que hubo antes. Nosotros hoy podemos militar y ser más libres, dentro de todo, gracias a eso. Está bueno poder reconocerlo y expandirlo, que se sepa y que esté presente siempre.

C: Tener dos puntas de trabajo. Por un lado, mantener la Memoria, expandirla. Contar, charlar, poder debatir. Además, por otro lado, poder relacionar la lucha que tenían en aquel momento con la que estamos dando ahora, en cosas concretas.

V: En general en nuestra generación en el movimiento estudiantil, es un tema que se trabaja y se toca.

¿Qué cambios creen que podrían dar las organizaciones de Derechos Humanos compuestas fundamentalmente por personas adultas y adultas mayores, para acercarse más a los y las jóvenes?

C: A mi particularmente me emociona un montón que haya gente que a esta edad siga teniendo ganas. Que no siempre es característica de las personas adultas, que quizás a esta altura de la vida -obviamente está lleno de prejuicios lo que voy a decir- están como para otra y estas cosas pierden relevancia. A mi personalmente me emociona un montón que sigan con esas ganas, en este sentido.

Creo que lo que pueden aportar es el contagio, que no hay mejor forma de poder trasladar que haberlo vivido en carne propia y compartir experiencias. El compañerismo horizontal que no es “yo lo viví y vos no” sino “estamos todos para la misma”.

¿Cómo fue la experiencia de desarrollar el mural en el Museo de la Memoria? ¿Sienten que cambió su mirada sobre la dictadura, la Memoria, el museo, realizar este proyecto?

C: Conocí el Museo el año pasado. Personalmente, hasta que entré a la facultad no tuve mucho contacto sobre el tema Memoria, construcción de Memoria Colectiva, dictadura, etc. Fue una instancia más que me sirvió para acercarme. Tengo una compañera que es de San José y nunca había venido. Cuando pintamos la invité para pasar y dimos una recorrida, me pareció re valioso que de paso pudiera conocer el lugar, porque es genial.

V: Yo vivo a dos cuadras del Museo, vengo seguido (risas). La pintada del mural me dio otra mirada, ver desde otro lugar. Estar acá, después de pintar tomar chocolate caliente, como muy hogareño. Es como formar parte del museo, apropiarse. Viví el Museo desde otro lugar. El contacto con la Asociación estuvo bueno también porque veía lo de la campaña “+Memoria +Futuro”, y por facebook, pero verlos ahí, todos trabajando en conjunto, dio otro acercamiento. Todas nos quedamos con la sensación de que pensábamos que las personas de la Asociación capaz no estaban para pintar, por el frío, los achaques. A veces pensamos que pintamos más bien los jóvenes, pero verlos ahí pintando en el piso fue súper lindo.

 

Entrevista y contenidos: Romina Verrua