Entrevista a Aurelio González: Muestra 45º Aniversario de la Huelga General

Entrevista a Aurelio González: Muestra 45º Aniversario de la Huelga General

Entrevistamos a Aurelio González, fotógrafo de El Popular, para que nos cuente sobre su exposición en la Plaza Cagancha: 45º Aniversario de la Huelga General.

Mientras observábamos la avenida y la exposición charlamos abiertamente de su historia y las fotografías que han marcado su vida.

Aurelio nació en Marruecos, su padre era de origen español. Siendo joven y en una especie de aventura Aurelio viene a nuestro país escondido, llega aquí sin nada, sin saber a donde llega. Recibe ayuda de españoles que vivían aquí en Uruguay y allí comienza a trabajar y conocer personas que serían significativas en su vida.

 

Así como a él lo habían ayudado un día aparece una persona de origen español ya mayor, de más de 50 años y él se ofrece a ayudarlo.

A. Yo lo que tengo es muy precario, y me dice si lo que pasa es todo un problema, me dijo Celia: (quien le brinda ayuda a él antes) “Sale del Sambua, no tiene familia, no tiene techo pero además precisa una sobrealimentación”. Yo le puedo dar la sobrealimentación de lo que yo como, que coma él también y el techo si los otros aceptan y ta los otros aceptaron. Y resultó que él era fotógrafo y me enseña fotografía, en pago a mi buena disposición, por la gauchada.

Primero comienza a trabajar en el diario Justicia, le ofrecen ser fotógrafo allí. Colabora con el diario dos años. para ese entonces tenía 24 años.

A. Pero Justicia desapareció y nace El Popular.

Allí comienza a trabajar en El Popular durante años y me cuenta la represión que se sufrió previo a la dictadura, hubo muertes en esos momentos.

A. Nosotros todo eso lo registramos, porque el fotógrafo como te voy a decir no es un hombre de dentro del diario, es de la calle. Entonces a nosotros en particular, éramos el diario, aunque no era El Popular, no era órgano oficial del partido comunista, pero todo el mundo sabía que eran comunistas los que trabajaban adentro. Entonces nosotros éramos blanco de todo tipo de represión, a nosotros nos golpearon muy fuertemente. Acá en 18 de julio y Julio Herrera y Obes, me fracturaron de un sablazo ¿Por qué? Por sacar fotos.

Eran muy comunes los actos de represión a los fotógrafos en las manifestaciones, por registrar los hechos.

 

¿Y El Popular cierra antes del Golpe o con el Golpe?

A. Lo cerró la dictadura, lo cerró definitivamente, el Golpe fue el 27 pero fue cerrado definitivamente, oficialmente, el 30 de noviembre del 73.

Les permiten sacar un diario, permanecer esos meses. Él sigue en Uruguay hasta que lo detienen en el año 1975.

A. A mi me detienen en el 75, me tuvieron muy poco tiempo, ahí en la calle Maldonado… Aparte de la tortura las amenazas, lo que pasaron todos, más o menos lo que pasaron todos, claro pero ellos querían, partido comunista, El Popular, y dónde está el archivo, yo había escondido el archivo en plena dictadura. Todas estas fotos estaban escondidas, yo las escondí el 6 de julio del 73.

Se llevaron muchas cosas los miembros del ejército, pero el logró guardar esos negativos.  Al año siguiente lo quieren volver a apresar y logra escapar, de forma que termina en el exilio. Para ello acude a la embajada de México. Permanece allí dos años y luego decide ir a España, por su nacionalidad y para poder denunciar todo lo que sucedía aquí en aquel entonces. También estuvo en Holanda con su compañera y siempre estuvo vinculado con las organizaciones, colaborando con Uruguay y los presos políticos.

A. Aprendimos cuatro palabras “ayude a los presos políticos de Uruguay”.

Estando en Barcelona y al terminar la dictadura decide volver en el año 1985.

A. Cuando bajé del aeropuerto, el diario quedaba aquí en 18 y Río Branco, edificio Latino y ahí donde yo había escondido todo el archivo, estaban ahí escondidos, entonces yo siempre pensaba: estará, no lo habrán descubierto, pensando esos 9 años que estuve fuera. Y cuando llegué lo primero que hice fue venir para acá a ver si estaba el edificio y el edificio estaba y sigue estando.

Se las ingenio para entrar y ver si allí estaban los negativos, vio que no estaban, que habían desaparecido. Los obreros habían hecho reformas en ese edificio y cuando vieron esas latas de rollos de fotografías, las tiraron por un ducto y allí quedaron.  Los obreros pudieron darse cuenta de que eran esas fotos, piensa Aurelio. En el año 2006, iban a hacer un homenaje, a fotógrafos en la intendencia, una exposición de fotos y él tenía muy pocos negativos. Quiere pedir al intendente para interceder y poder entrar y revisar el edificio Latino. Sin embargo encuentra de casualidad un contacto que le avisa que los negativos estaban allí. Encuentra a la persona y allí van a la búsqueda de los negativos con un iman para poder atrapar las latas con los negativos. Faltaban algunas latas pero se encontraron 57 mil fotos.

Después que regresaste ¿Te seguiste dedicando a la fotografía?

A. Si trabajé un tiempo en La Hora, que luego fue La Hora Popular.

Uno de sus hijos es fotógrafo también y esta en este momento cubriendo en Rusia, el Mundial.

¿Qué significa este hallazgo? Porque la verdad que fueron muchos años que pasaron y vos tenías mucha expectativa.

A. Lo importante en este momento, lo primero, haberlo escondido, segundo, haber resistido la presión, para que dijera, para que hablara, y tercero, te das cuenta que es una historia en imágenes.

Allí repasamos las fotografías y el recorrido de cada una de ellas. Es impresionante porque nos traslada a ese momento, donde se pueden ver y percibir la lucha, el peligro de aquellos tiempos y toda una serie de emociones plasmadas en esas imágenes.

A. Estas fotos tienen sangre, sudor y lágrimas, nuestra vida no fue fácil, a nosotros nos perseguían, nos garroteaban.

Conversamos allí parados en la avenida, en la plaza, rememoranda otros tiempos, Aurelio iba mostrándome aquellas imágenes, mientras veíamos a las personas pasar y observar con curiosidad las fotografías.

Un persona muy cálida y abierta a contar parte de la historia que él vivió y que se ocupó de rescatar para que no haya olvido, brindando la posibilidad de que se conozca a través de sus ojos.

La exposición sigue en la Plaza Cagancha hasta el día 11 de julio.

 

Entrevista e imágenes: Rossana Passeggi