A los 46 años de la Huelga General contra el Golpe de Estado, entrevistamos a Luis Iguini, fundador de la CNT

A los 46 años de la Huelga General contra el Golpe de Estado, entrevistamos a Luis Iguini, fundador de la CNT

Realizamos una entrevista a Luis Iguini, fundador de la Convención Nacional de Trabajadores, CNT, Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado, COFE y la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales, CLATE.

Ha sido y es un referente histórico de la lucha sindical y ya con sus 91 años, nos relata gran parte de la historia que ha vivido y que aún mantiene en su memoria.

Nació en la frontera entre Cerro Largo y Brasil, a los 12 años se vino a Montevideo y comenzó a trabajar y a los 15 años, empezó a trabajar en la construcción. Fue electo en el Hospital de Clínicas, trabajó en el Puerto también, hasta que ingresó como jornalero en el Banco República, lugar donde permaneció 16 años.

Relata la represión vivida  en los años 50, con medidas de seguridad, con una huelga de hambre de parte de los trabajadores. En aquel entonces lo habían destituido durante 23 meses de su puesto de trabajo y con la ley de restitución volvió a ocupar su puesto.

L. «En  el caso nuestro seguimos trabajando hasta el año 71 por ahí, hasta que los blancos abandonan la protección a los agricultores y EE.UU aprueba una ley, la número 480, tenían grandes cosechas de maíz, de trigo y otros productos, que tenía los depósitos abarrotados EE.UU. Entonces el mundo entero ofreció darles, la necesidad era de cereales, de trigo, maíz que era lo que precisamos nosotros, a pagar en monedas locales y a largo plazo, es decir era una ventaja enorme para el país que… pero a su vez eso significó la liquidación  de casi toda la agricultura en el Uruguay. Porque caían los barcos repletos de maíz y de trigo de EE.UU».

La sección donde trabajaba en el Banco República paso al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

En 1964, ya participan en los plenarios generales sindicales, fundaron COFE, con sus estatutos, fue un proceso paralelo a la creación de la CNT:

L. «El último impulso que faltaba lo dio el sector público».

Junto con los argentinos y latinoamericanos, se funda CLATE, Confederación que hasta hoy milita plenamente, actualmente comprometida con las persecusiones en Colombia, me comentaba.

Los años 50 eran críticos a nivel económico, las luchas eran tanto estudiantiles como obreras:

L. «El movimento obrero estaba muy dividido y se crea una comisión especial a consecuencia de un llamado que hace la Federación obrera de la industria de la carne, en julio del 86».

Se formó la Confederación Sindical Uruguaya (CSU), me comentaba.

Los anarquistas resolvieron integrarse a la Central Obrera, eso sólo sucedió en Uruguay, con la CNT. Lo que sería la FAU ( Federación Anarquista del Uruguay). La central nucleaba a todos los sectores políticos.

L. «En el año 1964 se produce en Brasil el golpe de estado, la última noche de marzo, pasando a abril, se sabía que había militares acá en Uruguay que ya estaban haciendo reuniones clandestinas…Y hubo una buseca de varios militares que después fueron generales, casi todos fascistas. El jefe de inteligencia del ejército era Trabal, los franceses le dieron la orden de que procedieran, el proceso de Trabal era uno por uno tomarles el nombre y hacer la ficha…»

Me cuenta de las ocupaciones y de la huelga, los obreros ocupaban y eran desalojados y volvían a ocupar. Se defendían los valores democráticos, las libertades y se reclamaba la disolución de las bandas fascistas estudiantiles.

Me relataba los tanques, las ametralladoras, los golpes, la mayoría no quería negociar con la dictadura:

L. «Eso fue totalmente justo porque la CNT salió con alto prestigio de unidad, de unidad interna, de superar todas las diferencias ideológicas».

Lo llevaron cinco veces preso, estuvo en el 300 Carlos, estaba desaparecido, eso llevó a que su mujer enfermara, al traspasar esa situación. Estuvo preso en Artillería 1, que había sido la base de la OCOA y después lo mandaron al Penal. Donde señalaba que estuvo mejor que en el resto de los lugares. Estuvo ocho años presos y salió en 1984, en agosto.

Volvió a trabajar al Ministerio, me cuenta la anécdota de que le habían llevado los expedientes para que firmara la destitución, un día sábado, me comenta:

L. «Les puse una leyenda: no conozco ni voy a tener la oportunidad de conocer este expediente, de cualquier manera no he sido yo quien violó las leyes de la Constitución de la República, pronto se aclarará todo».

Le agradecemos profundamente hablernos recibido en su hogar para contarnos parte de su historia.

Podés escuchar la nota completa aquí: