“Estamos creando algo que no existe: la lista de detenidos del 300 Carlos”

  • por

Entrevistamos a Ana Sosa, funcionaria del Mume, quien desde su formación de investigadora coordina el novedoso proyecto de Archivo Oral del Museo. Desde este área de trabajo se desarrolla la investigación de documentos y realización de entrevistas para saber qué pasó en el Centro Clandestino de Detención 300 Carlos, en coordinación con la Asociación de Amigas y Amigos del Mume.

El Museo de la Memoria y la Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria, están investigando sobre el Centro Clandestino de Detención (CCD) 300 Carlos. En el marco del esfuerzo que múltiples organizaciones, instituciones y organismos vienen realizando, a fin de visibilizar cuáles fueron los espacios en los que se detuvo, torturó, violó, desapareció, a personas durante la última dictadura militar uruguaya. Una de las apuestas más importantes, en ese sentido, es la conformación de una Red Pro Sitios de Memoria a nivel nacional.

¿Cuál es la labor que venís coordinando en relación al archivo oral y al 300 Carlos?

El 300 Carlos fue un CCD, funcionó desde octubre de 1975 hasta finales del ´76, principios del ´77. La coordinación consiste, sobre todo, en crear lo que no existe: una lista de las personas que estuvieron detenidas en el 300 Carlos. La lista hay que ir armándola, hay que ir preguntándole a la gente. Coordinar el archivo significa empezar a adjudicarle entrevistas a los distintos entrevistadores, ir hablando con la gente, ir armando la lista que no existe, e ir armando una historia del 300 Carlos que tampoco está.

“Coordinar el archivo significa ir hablando con la gente, ir armando la lista que no existe, e ir armando una historia del 300 Carlos que tampoco está”

Trabajo desde el Museo, soy funcionaria en pase en comisión. Estoy trabajando desde hace dos meses y por ahora estoy abocada a eso, y a recolectar la historia del 300 Carlos en base a las entrevistas. No hay nada, no existen documentos, no hay nada. Solo se pudieron hacer visitas, después del reconocimiento que se hizo a nivel judicial por un grupo de gente. Tanto el grupo de denunciantes Morgan y el grupo Porley, que es otro grupo de denunciantes. Salvo esas visitas no se había podido entrar. Ahora entramos dos veces, en calidad de visitantes. Pudimos reconocer el lugar, ver cómo funcionaba, cómo es. Como funcionaba un CCD es algo que está invisibilizado totalmente, la mayoría de las personas no lo conoce.

Estamos conociendo cómo funcionaba el sistema de traslados, de un sitio a otro. Normalmente está relacionado con la rambla, la Casona de Punta Gorda. La Casona fue el primer 300 Carlos que existió. Era una casa, y al ser una casa les quedó chica. Llegó a haber 100 personas. Primero se trasladaron a la Casa del Pueblo. También empezó a funcionar en un galpón de 30×70 metros, muy grande donde podía haber muchos detenidos.

Ana Sosa, investigadora y coordinadora del Archivo Oral del Mume

Ana Sosa, investigadora y coordinadora del Archivo Oral del Mume

Por lo que vienen indagando, han podido establecer algunas conexiones entre los CCD, en relación a sus funciones.

El 300 Carlos era un Centro de Tortura. Era, específicamente, para recolectar datos. Cuando el preso dejaba de ser interesante, porque se había descubierto lo suficiente sobre determinado aparato político, se lo pasaba a un aguantadero.

Los aguantaderos normalmente eran cuarteles. Ahí pasaban a estar un poco mas visibilizados. Si bien seguían incomunicados, seguían en condiciones pésimas, los familiares sabían donde estaban. “Aparecían” y podías llevarles alimentos, colchones; no al cuartel, a una casa en el Prado. Ahí centralizaban lo que llevaban los familiares, y luego se lo llevaban a los detenidos. Se sabía que estaban vivos.

¿Parte del trabajo que vienen realizando se puede ver hoy en el Museo, algunas de esas entrevistas?

Sí. Empezamos hace poco. Hace tres semanas comenzamos a hacer entrevistas. Tenemos cuatro o cinco entrevistas hechas, así ya se empezó a armar la historia de lo que era el secuestro y la vida en el CCD. Cómo vivían los presos ahí adentro. Es un corto de 10 minutos. La muestra de fotos nos la cedió Rodolfo Porley, que es el periodista que hacía la denuncia. En los paneles se puede ver lo que es el 300 Carlos, y la visita que hicieron con la jueza.

El audiovisual que resume lo trabajado hasta ahora, se puede visitar en el Museo. Cuál es la idea con los próximos materiales, ¿tienen intenciones de que estén disponibles para el público? ¿ya han definido esto?

La idea es que cualquier persona pueda solicitar las entrevistas. Que puedan acceder al archivo. Nosotros tenemos la idea de resumir, para que el investigador o cualquier persona que quiera saber sobre las historias de vida, pueda acceder públicamente a ello. También con restricciones en cuanto a la publicación. Es un archivo público, que tendrá sus limitaciones y restricciones. Para ser publicado tendrán que decir en qué lo van a publicar, como en cualquier archivo.

La idea es que podamos utilizarlo nosotros, los investigadores del museo, para alguna publicación. Además, para conocer sobre la historia del 300 Carlos en esta oportunidad, pero en otro momento podrá ser el Cuartel de La Paloma, de distintos regimientos, la cárcel de Libertad, o Punta de Rieles o el exilio. La idea es esa.

 Batallón de Infantería Blindada Nº 13

Batallón de Infantería Blindada Nº 13 (“300 Carlos”, “Infierno Grande”, “La fábrica”) Avda. de las Instrucciones 1325.

Además de las entrevistas, me contabas que están en proceso de hacer un Parque Lineal en el 300 Carlos.

La idea es recuperar el 300 Carlos. El 300 Carlos pertenece al Ministerio de Defensa, y la idea es tratar de recuperarlo de alguna forma. Mientras no se pueda entrar libremente ahí, la idea es poder darle visibilidad, una de las cosas que se nos ocurrió es la construcción de un Parque Lineal. Es una idea que está muy en pañales, muy en proceso. Consiste en armar un parque al costado, a la orilla del (arroyo) Miguelete, entre el Batallón 13 y la gruta de Lourdes. Si se puede continuar con la peatonalización que ya se hizo en algunas partes del Miguelete y extenderla, para darle visibilidad a un Parque de la Memoria. Algo así. Eso se está trabajando con la Intendencia, obviamente.

“Mientras no se pueda entrar libremente ahí, la idea es poder darle visibilidad, una de las cosas que se nos ocurrió es la construcción de un Parque Lineal”.

¿Por qué hacer un Archivo de Historia Oral en el Mume?

La memoria si no la recogemos, se pierde. El tema es entrar a recoger los testimonios, antes de que se pierda la memoria. No solo del 300 Carlos, sino del militante que por algo llegó al 300 Carlos. Tenía una militancia atrás, una vida atrás, y continuó con su vida después de salir del CCD. Por distintas cárceles, continuó en el exilio, en la militancia clandestina en el país, o simplemente en el exilio, sin poder hacer mucho. La idea es saber cómo ha sido su trayectoria, su historia de vida.

Información sobre la Muestra de fotos y Video del Archivo de Historia Oral

Fotografías y Entrevista: Romina Verrua