El Museo, querido como la propia casa

  • por

El 17 de octubre de 2006, mediante la resolución 1470/0, se creó el Museo de la Memoria. Hace pocos días se cumplieron once años de la creación de uno de los espacios más importantes para las organizaciones sociales y la sociedad en relación a las luchas sobre derechos humanos. ¿Qué es, qué significa, qué hace el Museo de la Memoria? encontramos muchas respuestas, que compartimos.

El 1o de diciembre se cumplirá una década desde la inauguración del Mume, el 19 de abril pasado celebramos la fundación de la Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria. El Mume, un espacio que encierra y expande los sueños y deseos de justicia y de memoria para muchos. Algunas de la historias que hemos encontrado sobre él.

Antonia Yañez, miembro de la Asociación.

“El local que elegimos ya estaba armado, no como museo, era una casa que se había preparado para eventos. Tenía la paradoja de que había sido la casa del ex dictador Máximo Santos. Desde otro punto de vista estaba muy bien, reciclada, de buen gusto, relativamente amplia para empezar y allí se situó nuestro trabajo.
No era un sitio de memoria de la historia reciente, que en ese momento no se vislumbraba la posibilidad de ninguno. Entonces decidimos que había que plantar bandera y generar algo nuevo. Fue muchísimo el trabajo previo, no éramos gente de ponernos de acuerdo fácilmente, porque este proyecto estaba entre lo posible y lo ideal. Entonces sabíamos que todas las decisiones iban a tener un gran peso. El trabajo fue hecho con tanto entusiasmo y los resultados eran tan fuertes, tan evidentes, que nosotros estábamos como quien va a inaugurar su propia casa. Fue muchísimo el trabajo previo, no éramos gente de ponernos de acuerdo fácilmente, porque este proyecto estaba entre lo posible y lo ideal”

17 de octubre, 2016

Antonia Yáñez

Miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria

 

Elbio Ferrario, Director del Mume. Miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Museo.

“El primer proyecto fue la permanencia, fue lo más duro de pelear porque el Museo salió porque hubo una presencia y empuje importante de las asociaciones, pero salió sin presupuesto. Hubo un período de existencia donde sobrevivimos como se pudo. Haber podido sobrevivir un quinquenio sin presupuesto fue el gran logro de ese período. El otro logro importante fue haberse insertado internacionalmente. El Museo integra una Red Internacional de Sitios donde establece sus vínculos e intercambios con museos e instituciones similares.
Lo otro fue insertarse en el barrio, que se fue logrando con mucho esfuerzo. En este momento, con la creación del Archivo Oral en formato audiovisual y la propuesta de trabajar en Sitios de Memoria Territoriales, son los proyectos para un salto que estamos dando de aquí a los próximos años.
Nosotros desde el Museo nos proponemos el trabajo en el “300 Carlos” que está territorialmente cercano, no como un trabajo exclusivo del Museo sino creando una mesa de trabajo en el barrio”

1 de marzo, 2017

Elbio Ferrario

 Director del Museo de la Memoria de Montevideo y miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Mume. 

Ana Sosa, investigadora y coordinadora del Archivo Oral del Mume

“El 300 Carlos fue un CCD (Centro Clandestino de Detención), funcionó desde octubre de 1975 hasta finales del ´76, principios del ´77. La coordinación consiste, sobre todo, en crear lo que no existe: una lista de las personas que estuvieron detenidas en el 300 Carlos. La lista hay que ir armándola, hay que ir preguntándole a la gente. Coordinar el archivo significa empezar a adjudicarle entrevistas a los distintos entrevistadores, ir hablando con la gente, ir armando la lista que no existe, e ir armando una historia del 300 Carlos que tampoco está.
Trabajo desde el Museo, soy funcionaria en pase en comisión. Estoy trabajando desde hace dos meses y por ahora estoy abocada a eso, y a recolectar la historia del 300 Carlos en base a las entrevistas. No hay nada, no existen documentos, no hay nada. Solo se pudieron hacer visitas, después del reconocimiento que se hizo a nivel judicial por un grupo de gente. Tanto el grupo de denunciantes Morgan y el grupo Porley, que es otro grupo de denunciantes. Salvo esas visitas no se había podido entrar. Ahora entramos dos veces, en calidad de visitantes. Pudimos reconocer el lugar, ver cómo funcionaba, cómo es. Cómo funcionaba un CCD es algo que está invisibilizado totalmente, la mayoría de las personas no lo conoce”.

25 de noviembre, 2016

Ana Sosa

Coordinadora del Archivo Oral del Museo de la Memoria.

 

Jorge Voituret, miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Mume.

“Creo que uno de los desafíos es la incorporación de nuevas generaciones, otro es darle mayor alcance nacional a nuestro trabajo. Hemos desarrollado actividades en muchos departamentos, hemos ido con actividades del Museo y hemos apoyado las actividades que realizan, otra cosa que falta en el relato del Museo es la presencia de la historia de los trabajadores contra de la dictadura. También estrechar más los lazos con organizaciones que trabajan sobre Memoria en Latinoamérica. Otro desafío es volver a reeditar nuestra revista “No te Olvides”, porque es otra forma de hacer público lo que pensamos y hacemos”.

10 de abril, 2017

Jorge Voituret

Miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria.

Contenidos: Romina Verrua.